El Huerto Escolar

Un curso más el huerto ecológico echa raíces en nuestro colegio para convertirse en una herramienta educativa eficaz donde nuestros compañer@s no solo aprenden a cultivar sino también otras materias como matemáticas, química o lengua. Y lo más importante, el trabajo desarrollado ayuda a educar en valores de igualdad, respeto y conciencia.

 

Un aprendizaje Dinámico

Llevar a cabo una dinámica de enseñanza distinta a los típicos libros de teoría y ejercicios es una de las mejores formas de dar clase. Por ello, la idea del huerto ecológico es perfecta para enseñar a l@s alumn@s todo lo necesario del tema y sacarlos un poco de la rutina. De hecho, preguntando hemos descubierto que los alumnos parecen haber aprendido más cosas que si el tema se hubiera llevado a cabo sólo mediante un libro de teoría.

Práctica y aire libre

Los estudiantes pasamos en el aula muchas horas, por lo que suele ser algo agobiante, el huerto escolar es un proyecto que nos permite aprender y practicar en contacto con la tierra, el agua, las plantas y en ocasiones con los animales, para nosotr@s además de un aprendizaje  es una distracción, ya que podemos trabajar al aire libre y una perfecta estrategia para  concienciarnos del daño que a veces hacemos al medio ambiente.

 

Opiniones y entrevistas

Hemos hecho una pequeña entrevista a algunos de nuestros compañeros y a nuestra profesora de biología Rocío. Y estos son sus respuestas:

¿Qué opinas sobre el Proyecto “Huerto Escolar”?(Isabel Martín)

Es un proyecto original para aprender sobre el medio ambiente, y sobre agricultura y nutrición. Es un proyecto creativo y divertido para aprender con él.

¿Habías tenido alguna experiencia de cultivar?(Ana Carratalá)

Cuando iba a primaria, hicimos un pequeño experimento que consistía en coger una lenteja cruda y “plantarla” en un vaso de plástico con algodón mojado. Al tiempo, al resto de mis compañeros les crecía menos a mí.

¿Por qué hacéis un huerto en el colegio?(Rocío)

Porque hoy en día desconocemos la agricultura y valoramos sus alimentos por su aspecto y por la publicidad.  La experiencia del huerto nos sirve para poner en práctica cosas que hemos aprendido en clase  pero también otro tipo de conocimientos como el trabajo en equipo, el respecto al medio ambiente y el consumo responsable y nos ayuda a hacernos más conscientes de la importancia de una buena alimentación para la salud.

¿Dónde habéis hecho el huerto y que habéis necesitado? (Antonio Sánchez)

En la terraza de tecnología, es un huerto urbano. Hay dos maceteros construidos con maderas de paneles antiguos (por compañeros de tecnología). Hemos necesitado un saco de humus de lombriz, tierra, semillas y plantones. Además hemos reutilizado algunas herramientas viejas, y botellas como regaderas.

¿Por qué es un huerto ecológico? (Rocío)

Para aprender que podemos ser más respetuosos con la naturaleza y con nuestra salud. Se puede cultivar sin usar productos químicos para que las plantas crezcan más y sin usar pesticidas. Con este tipo de agricultura vamos a aprender a tratar  las plagas  con remedios naturales  y así no contaminamos el agua, la tierra y el aire. Es preferible comer un tomate a lo mejor más pequeño o menos bonito pero que no tenga abonos artificiales ni residuos de pesticidas.

Puesta en marcha

Una vez que esté determinado el lugar, hay que limpiarlo y eliminar las piedras, malezas u otros desechos.

Luego hay que labrar el terreno con elementos propios de labranza. Procurar hacerlo unos 20 o 25 centímetros de profundidad y triturar muy bien la tierra. Posteriormente, se debe fertilizar el terreno labrado, lo mejor sería hacerlo con abono natural.

Con los pasos anteriores el terreno ya está preparado. Ahora es el momento de hacer surcos y colocar en ellos las semillas de la temporada elegidas para cultivar. Debe haber espacio entre las semillas, así pueden crecer sin problemas. Una buena tarea de investigación para los alumnos es que elijan las semillas y que conozcan todo lo que dichas semillas necesitan para crecer.

Posteriormente hay que regar con agua. Se sugiere regar por la tarde; si es a la mañana hay que hacerlo antes de que salga el sol. Y después toca cuidar, controlar la aparición de plagas y tratarlas de manera natural si aparecen.

Se pueden cultivar plantas cuyas semillas, raíces, frutos u hojas sean comestibles y también plantas aromáticas de todo tipo y múltiples usos.

Los frutos que dé el huerto se pueden comer en el colegio o se puede organizar una venta de frutos de huerto. Nosotros realizaremos esta fase final del proyecto de manera que aprendamos a cocinar lo que recolectemos, cuando lleguemos a esta fase ya contaremos cómo lo hacemos.